lunes, 31 de diciembre de 2012

EL DOLOR

Con frecuencia se nos plantean preguntas acerca del sufrimiento, ¿qué sentido tiene?
Es cierto que puede ser desagradable, pero es gracias al sufrimiento como podemos darnos cuenta de lo maravillosos que somos  y lo grande que es la vida, o por el contrario, odiar la vida  y dejarte abrumar por pensamientos negativos. Todo depende de ti y eres tú  quien tiene el control para decidir sobre el sentido o el sinsentido de la vida.
Es cierto que nos puede tocar vivir circunstancias desagradables, circunstancias que escapan de nuestra voluntad, a unos les puede tocar una enfermedad, la muerte de algún ser querido, no tener para comer, maltrato, no tener trabajo..., el dolor nos puede ayudar a entender la situación de los demás y a crear vínculos de comprensión, entendimiento y apoyo mutuo con los que nos rodean, y es ahí donde puedes encontrar la felicidad en una situación desagradable, no importa cómo, ni porqué, todo tiene un sentido, y aunque en un momento no entendamos qué sentido puede tener una situación determinada, podemos darle sentido y tener fe en que todo saldrá bien, esta esperanza es lo que mantiene encendida la llama de nuestras vidas, y si esta se apaga entonces somos muertos vivientes. 
Os voy a poner varios ejemplos.

     Una madre puede superar el dolor del parto con facilidad si piensa que ese dolor es compensado con creces por la nueva vida que llega.
Un hombre al que le diagnostican cáncer y le dan un año de vida, puede aprovechar ese tiempo para estar con su familia, hacer lo que más le gusta, todo lo que no ha hecho antes aprovecharlo ahora; hay mucha gente que ha tomado esta actitud ante el cáncer, y cuentan que nunca en su vida han estado tan felices, no es que digan Oh, que guay, me ha tocado vivir el cáncer, sino que han sabido cómo afrontar su enfermedad, han descubierto cuánto querían a sus queres queridos, no sólo eso, sino que además han reforzado el vínculo que los unía a esas personas. De hecho, alguno al final dice el cáncer es lo mejor que me ha pasado en la vida, y es porque a partir de esa situación han sabido autorrealizarse como nunca antes lo habían hecho en su vida, han sabido encontrar la felicidad en un lugar donde parecía no existir. Recordad lo que dije en la entrada LA FELICIDAD, sobre que ésta consiste en la autorrealización.

O incluso el propio Nick Vujicic, el hombre que sale en el vídeo de la entrada anterior. Una persona que nació sin brazos y sin piernas, para la que parecía que no había ninguna esperanza, y sin embargo, ahora se dedica a dar esperanza y consuelo a los demás. Una persona que pese a sus discapacidades ha logrado ser más capaz que muchos de nosotros a la hora de alcanzar éxito en la vida. Él es una persona de carne y hueso, como nosotros, y por tanto, también tiene miedos, pero él es alguien valiente, y alguien valiente no es aquel que no tiene miedo, es alguien que sabe controlar sus miedos. Al fin y al cabo, el miedo es la mayor discapacidad.
Hay exdrogadictos que gracias a su experiencia son capaces de ayudar a cambiar con éxito a gente que está pasando por lo que ellos ya pasaron.
Recuerda que el destino es quien baraja las cartas que nos toca jugar, pero somos nosotros quienes tenemos la libertad para decidir como jugar esas cartas.


En tus manos está servir a los demás con los dones que la naturaleza te ha dado, eso te hará feliz porque te ayudará a alcanzar las metas de tu vida. Sí, sé que esto es fácil decirlo y difícil hacerlo, pero es que la vida no está regalada, y es por eso por lo que para luchar por tus sueños deberás someterte a ciertos sacrificios, tendrás que decir muchas veces no, aunque en ese momento te apetezca decir sí.
Pero recuerda siempre que por mucho que te ayuden o te desayuden eres tú quien decide que hacer con tu vida. Puedes optar por el camino fácil de refugiarte bajo  tus temores, o bien puedes escoger el difícil camino de responsabilizarte  y someterte a sacrificios.
Y aquí es a donde quiero llegar, a que no es la libertad la que nos hace responsables, sino que es la responsabilidad la que nos hace libres; y el equilibrio entre la libertad y la responsabilidad es lo que sería la madurez.

VOLVER AL CAPÍTULO 2

UNA VIDA SIN LÍMITES

     En estas últimas entradas os estoy hablando de dolor y motivación, les aconsejo que vean el siguiente video porque esta persona sabe muy bien de lo que habla, es una parte de una conferencia suya.

   

     Si queréis conocer más sobre la vida de esta persona, sólo tenéis que teclear nick vujicic en youtube, también ha escrito este libro, el cual os recomiendo.


martes, 25 de diciembre de 2012

1 DÍA EN UN PSICÓLOGO


Un día fui a un taller de relaciones interpersonales, quien daba la charla era un psicólogo, solo estuve con él las 2 horas que duró el taller, pero lo recuerdo como una persona con una tremenda fortaleza interior.
Me acuerdo que nos contó la historia de un chico joven que fue a su clínica. Cuando el chico comenzó a contarle sus problemas, empezó a llorar y a decir: mi vida es una mierda, porqué me voy a esforzar si todo me sale mal, nadie me lo va a agradecer nunca porque nadie me quiere.

Entonces el psicólogo le respondió: ¿si a tu madre le dieran la oportunidad de cambiarte a ti por otro hijo que fuera más bueno que tú, más guapo, más inteligente, con todas las virtudes, todo mejor que tú?, ¿crees que tu madre aceptaría?
De repente el chico se quedó callado y dejo de llorar, y sorprendido por sus palabras, le dijo que no, que no aceptaría el cambio.
Entonces el psicólogo le respondió; ¿y sabes por qué?, porque cada persona, aunque tengamos defectos, tenemos cosas que nos hacen únicos, y es por eso por lo que tu madre te quiere.
Os podéis imaginar que el chico que salió de la puerta de la consulta, era diferente al que entró.


sábado, 22 de diciembre de 2012

VIDEO MOTIVACIONAL SILVESTER STALLONE

     Siguiendo con la motivación, aquí les presento un video motivacional.


MOTIVACIÓN Y FRUSTRACIÓN

    Las siguientes entradas van a estar relacionadas entre sí, así que si os parece que el principio o el final de una entrada queda un poco en el aire, ya sabéis porqué es.
Todos en la vida tenemos sueños, queremos llegar a ser algo y nos gustaría que nuestras habilidades sean útiles en el servicio a los demás.
Este aspecto de la vida se hace especialmente vigente en la adolescencia, esa etapa de la búsqueda de la autonomía en la que nos hacemos preguntas como, ¿quién soy yo?, ¿qué tipo de persona quiero llegar a ser?, ¿cómo influyo en los demás?, ¿qué esperan los demás de mi?, y un largo etcétera de preguntas que seguramente os suenen familiares.
Pero la vida no es de color rosa y siempre hay pequeños contratiempos que están fuera de nuestro alcance, lo que a veces genera dudas sobre nuestras capacidades, que nos conducen a los miedos y a la frustración.

Es algo completamente natural, la frustración viene cuando las cosas nos salen mal, y sí, puede que en ese momento uno se siente inútil, pero recuerda, que si estás frustrado es porque tú tenías un sueño, una meta que te habías planteado, y si te habías hecho ese propósito es porque tú mismo habías visto en ti cosas buenas, que podías ser alguien importante para los demás, entonces, ¿sigues pensando que eres un inútil?, porque al fin y al cabo sigues siendo la misma persona, la misma persona en quien confiabas, y si de verdad fueras un inútil, no sentirías esa frustración, porque nunca te habrías podido plantear unos objetivos, ya que estos estarían fuera de tu alcance.
La frustración tiene su parte positiva, nos hace reflexionar sobre qué es lo que hemos hecho mal, nos hacen adoptar una postura autocrítica, a mirarnos de una forma analítica y objetiva (imparcial), de una manera realista nos contemplamos a nosotros mismos. Si algo nos sale mal puede ser porque nos hayamos subestimado o sobreestimado, y una vez que ya hayamos visto que era lo que podía fallar, volver otra vez a levantarse y a intentarlo, tratando de no cometer los mismos errores.
Pero ojo, tampoco conviene, replantearnos mucho las cosas, porque entonces nos quedaríamos como atascados, sin hacer nada, y allí podemos empezar a llenar nuestra cabeza de pensamientos pesimistas sobre nosotros, es entonces cuando estaríamos pasando de la frustración a la depresión, que ya es algo malo.
En cuanto a los miedos, ¿qué sería de nosotros si los hombres de cromañón no hubiesen tenido miedo, por ejemplo, al ver a un león? El miedo activa nuestro cuerpo como una alarma ante la inminencia de un peligro. Cuando esto suceda, lo mejor es mirar a tu alrededor para comprobar si en verdad hay peligro o que simplemente ha sido una falsa  alarma.
Lo que en ningún momento hay que hacer es dejarse controlar por el miedo, porque si esto sucede entonces es fácil caer en el agujero sin fondo de la depresión, en el que salir es mucho más difícil que entrar.
Venirse abajo solo porque alguien te haya señalado, ¿de verdad merece la pena tirar por la borda todo lo que uno ha hecho?, ¿de verdad merece la pena dejar que todo tu esfuerzo y el de la gente que te apoya sea en vano? Si… tal vez alguno se meta contigo, pero ¿qué hay de todos aquellos que están de tu parte?, ¿vas a tirar la toalla, así sin más?, ¿no sería algo egoísta? No importa cuantas veces uno sea golpeado, o cuantas veces se acierte, lo que importa es que uno sea fuerte y se mantenga de pie, seguir avanzando en el camino a pesar de todos los golpes que se puedan recibir.

lunes, 17 de diciembre de 2012

SANGRE FRIA Y FRIALDAD


No sé a vosotros, pero a mi me llama la atención cómo muchas veces se habla de la sangre fría como si fuera algo malo, relacionándolo con los asesinos y los psicópatas, pero en cambio otras veces se habla como si fuera algo bueno, se pone muchas veces el ejemplo de quien sabe controlar la situación y no dejarse llevar por los nervios, se habla mucho de los médicos.
Basándome en lo que dije en la entrada SEGUNDA REGLA:NO TODAS LAS OPINIONES SON IGUAL DE VÁLIDAS, he de decir, que puesto que el mundo ha sido creado de una sola forma, es totalmente incoherente y absurdo que una cosa sea buena y mala a la vez.
Entonces, ¿qué es lo que pasa, es algo bueno o es algo malo?
Personalmente pienso, que esta incoherencia se debe a que la frialdad y la sangre fría son consideradas como lo mismo, aunque yo diría que no lo son, así que me gustaría comentar la diferencia entre sangre fría y frialdad, que aunque puedan parecer lo mismo, creo que la distancia que hay entre ellas no debería ser ignorada.
La frialdad es la insensibilidad, el ver una injusticia o algo desagradable y que eso no despierte nada en nosotros, es por tanto, algo malo. En cambio, la sangre fría es algo bueno, es autocontrol, el ver una injusticia o algo desagradable y que eso despierte algo en nosotros, tratando de remediarlo de una forma serena, sin dejarnos agobiar y tratando de controlar la situación; de ahí que pueda confundirse con la frialdad, porque la forma de reaccionar de ambas, visto desde fuera, puede parecer igual, pero por dentro son completamente diferentes, lo veréis con el siguiente ejemplo
Un médico, por ejemplo puede ver heridas muy graves en algunos pacientes, y aparentemente, se muestra tranquilo, como si no pasase nada, pero precisamente, como eso no le resulta indiferente procede a sanar esas heridas.  A alguien frío también se le vería como si estuviese tranquilo, pero la diferencia con el otro, es que se muestra tranquilo porque no tiene nada que controlar.
Como ejemplo de sangre fría también puede servir este chiste que me contaron el otro día.
-Oye Manolo, ¿sabes que ayer salvé a una chica de ser violada?
-Joe Paco, qué valiente eres, ¿y cómo lo hiciste?
-Muy simple, autocontrol.
Siguiendo con la metáfora del río de las emociones, metáfora de la que hablé en la entrada LA VIDA, la sangre fría sería el cauce del río, que nos ayuda a controlar el fluir de nuestras aguas, y evitar así que podamos dañar a los demás, aunque no se trata de dejar en un segundo plano a los sentimientos, se trata de ver de una forma imparcial qué sentimientos nos van a ayudar a seguir avanzando en el camino y cuáles nos van alejar de él, y actuar en consecuencia, por ejemplo, dejarse llevar por el optimismo o tener esperanza; y no dejarse llevar por el odio o el egoísmo. Se trata, en definitiva de armonizar la mente y el corazón, de hacerlos uno solo.

La imagen de la frialdad sería, por ejemplo, la de un río helado, en el que las aguas no fluyen, es como si estuviéramos apagados, muertos por dentro.



domingo, 16 de diciembre de 2012

¿QUIÉN ES MÁS TONTO?

    ¿Qué responderías a esta pregunta que seguro que has oído en más de una ocasión?
¿Quién es más tonto, el tonto o el tonto que imita al tonto?
Yo me decanto más por el que imita, porque el tonto al menos tiene la originalidad, el ingenio de hacer esa tontería, pero es que el otro no tiene ni eso.

Bueno, eso es todo por hoy, llevo unas semanas un poco ocupado, pero no os preocupéis, eso no durará mucho más.

domingo, 9 de diciembre de 2012

LAS TECNOLOGIAS Y LA PACIENCIA


Supongo que os habréis fijado en que la  decadencia de valores en la que vivimos va de la mano de una sociedad más impaciente. En parte se debe a las nuevas tecnologías, tienen muchas cosas buenas, pero tal vez abusar de ellas no sea la mejor opción. Por ejemplo, con internet, ahora es muy fácil encontrar las cosas que buscamos, tan solo tenemos que teclear la página web a la que queramos acceder y pulsar un botón, o con los móviles, que podemos comunicarnos instantáneamente con las personas que queramos, aunque estas personas se encuentren muy lejos de nosotros. Sin embargo, hace años esto sería cosa de magia, y había que ser más paciente y esforzarse más por buscar algo, hablar con alguien… No digo que tengamos que volver a ir en taparrabos, pero como dijo Paracelso, la dosis hace el veneno.


Si uno abusa del uso de las tecnologías se acostumbra a no esperar, y esto puede ser un problema, pues en la vida hay que tener fuerza de voluntad para no dejarnos llevar por lo primero que nos plazca, y así no perder el control de nosotros mismos, y seguir luchando aunque parezca que está todo perdido, es en definitiva, lo que vengo diciendo en todas estas últimas entradas, perseverar en el intento de ser mejores personas y no dejarnos llevar por el camino fácil, que no suele ser el correcto. Es algo difícil, pero la voluntad es como un músculo, si se entrena día a día, en los pequeños detalles de la vida cotidiana y de nuestras relaciones con la gente de nuestro alrededor, va cogiendo fuerza.
La imagen que he escogido es porque la impaciencia la veo con la forma de un dedo pulsando el botón de despegue de un cohete, porque simboliza lo fácil que puede ser realizar el simple gesto de pulsar un botón para conseguir un sueño que ha estado presente en la humanidad durante, prácticamente toda la historia.

VOLVER AL CAPÍTULO 2

lunes, 3 de diciembre de 2012

LA LEALTAD


Esto que voy a escribir es de un artículo que leí en una revista de hacer familia, escrito por Alfonso Aguiló, viene a decir lo mismo que he dicho en anteriores entradas, pero puede servir para complementar
En el camino vital de cualquier persona hay toda una serie de decisiones que pueden y deben tener un carácter definitivo: los principios y valores por los que uno apuesta, los proyectos de largo recorrido a los que uno se entrega, la persona a la que une su vida, las nuevas vidas que se traen al mundo y, en fin, todas aquellas decisiones que no pueden ser revisables cada vez que surge una dificultad, puesto que son opciones que exigen una lealtad continuada.
Es cierto que saber rectificar una decisión mal tomada es una muestra de sensatez. Pero quienes no terminan de decidirse, y dudan, tienen miedo, o se replantean todo una y otra vez, hacen de sus vidas un camino sinuoso y errático, en el que otros acaban decidiendo por ellos, puesto que, inevitablemente, toda persona acaba tomando un camino, y no otros, y al final, quien no opta con determinación por el suyo, acaba tomando, sin mucha reflexión, cualquier otro a los que la vida le conduzca.
Lealtad continuada al camino emprendido no significa irreflexión ni lealtad ciega. Es obvio que todo camino atraviesa siempre algunos momentos de oscuridad, y que ningún proyecto ofrece plena satisfacción de principio a fin. No se trata de eludir la pregunta frecuente sobre el sentido de los que hacemos, o sobre la medida en que nuestros esfuerzos nos acercan realmente  a la meta que buscamos. Pero esa pregunta sobre el sentido de lo que hacemos no puede convertirse en una duda permanente, o en el replanteamiento constante de nuestros objetivos, o en el abandono cuando aparecen los contratiempos.
Y como contratiempos inesperados aparecen en todo camino, parece claro que, para llegar a buen fin, hay decisiones importantes y de cierto alcance que exigen un compromiso de no retorno, porque de lo contrario es previsible que, tarde o temprano, flaqueen nuestras fuerzas y abandonemos nuestro empeño sin esforzarnos lo suficiente.
Y hay unas cuantas decisiones en la vida que exigen este tipo de apuesta valiente, porque, de lo contrario, la posibilidad de volverse atrás impide que se movilicen todos los recursos personales que podemos sacar de nuestro interior para llevar a feliz término esas  empresas difíciles, como lo son, por ejemplo, formar una familia unida o ser fiel a una vocación o a unos principios a lo largo de toda la vida. Hacer elecciones definitivas y vivirlas con fidelidad es lo que ensancha la libertad y da sentido pleno a la existencia.

Aprovecho para decir que la imagen con la que veo la esperanza, la lealtad, o la fe (como queráis llamarlo) es con forma de horizonte, porque es el lugar al que te diriges, la meta que te propones. Sin embargo, no eres capaz de ver lo que hay al otro lado, pero aun así sigues siendo fiel a tu proyecto y continúas adelante en el camino.
Supongo que Cristobal Colón también lo asociaría con esta imagen.

VOLVER AL CAPÍTULO 2

domingo, 2 de diciembre de 2012

HABLANDO DE FE Y OPTIMISMO


También es importante tener fe, pues tú en la vida antes de hacer algo no sabes si va a salir bien o mal, si has tomado la decisión correcta, o si, por el contrario, te has equivocado. Sin embargo, la predisposición que tengas antes de que suceda algo, va a influir notablemente en el éxito o el fracaso, pero sobre todo, en tu felicidad. Como vimos en el ejemplo de Pepe y Paca (la entrada es HISTORIA MATRIMONIAL), cuando entra Pepe a casa cabreado, Paca no sabe si Pepe está enfadado con ella o ha tenido un mal día. Sin embargo, en la primera versión, la Paca pesimista se siente insultada, mientras que por el contrario, la Paca optimista no se siente insultada y asocia el enfado de Pepe con un mal día
Quiero resaltar aquí una cosa, ser optimista no quiere decir ver sólo lo bueno, y decir oh, como todo va a salir bien, me quedo de brazos cruzados, eso es un falso optimismo. Yo a lo que me refiero es a un optimismo imparcialista, en el que se vean todas las situaciones posibles, de una forma tranquila y teniendo sangre fría (que no frialdad, luego explicaré la diferencia), que es lo mismo que el autocontrol; para así no perder el control de nosotros mismos ante pensamientos negativos, y así luchar porque se cumpla aquellos que queremos, porque estamos viendo que es posible.
Después de este pequeño paréntesis, volvamos al ejemplo de Pepe y Paca, la Paca optimista no se queda de brazos cruzados, sino que lo primero que hace es ir a hablar con Pepe para saber que le ocurre (no es un falso optimismo).
También vemos en el ejemplo las consecuencias de estas dos formas de pensar, en la primera, el problema no se resuelve, se crea mucha tensión, hay cada vez más rencor y enfado, en definitiva, pensamientos y emociones negativas que llega un momento en que no se soportan más y Pepe y Paca se separan. En la segunda versión, es lo opuesto, resuelven el problema, y después se quieren entre sí más todavía, y son una pareja feliz (esa situación les ha ayudado a autorrealizarse).
Y esto lo creáis o no, es lo que pasa con casi todo el mundo; la gente pesimista suele fracasar, mientras que los optimistas suelen tener éxito.
Y tal vez sea esto lo bonito de la vida, que no es de color rosa, sino que a veces se nos puede presentar una situación inesperada y que no nos gusta, que a veces nos equivocamos y caemos. Sin embargo, insisto en que esto es lo más bonito de la vida, porque es aquí donde se ve cómo es cada uno al reaccionar de una manera o de otra, y es gracias a esto por lo que podemos saber qué personas son dignas de admirar y cuáles no son un ejemplo a seguir, es decir, descubrimos cómo son las personas que nos rodean.
Ya por último acabo por hacer un resumen.
El tener fe y esperanza, aunque parezca que algo va a salir mal, nos ayuda a ver que todavía no hay nada decidido, y es este optimismo el que nos ayuda a luchar por aquello que queremos que se haga realidad, nos hace más fuertes.

Los pesimistas en seguida tiran la toalla, y es más probable que sufran depresiones, tienen tan poca autoestima que se sienten impotentes, agobiados y estresados, porque se ven a si mismos como personas débiles y sin importancia, que no merece la pena esforzarse por algo, ya que no lo van a conseguir y su esfuerzo habrá sido en vano.

VOLVER AL CAPÍTULO 2

sábado, 1 de diciembre de 2012

LA COMUNICACIÓN


La comunicación es esencial en nuestras relaciones con los demás, y es fundamental trabajar aspectos como la autoestima y el autocontrol, para que en determinadas situaciones logremos conservar la calma y adoptar una postura imparcial, que nos ayude a no prejuzgar a los demás y a ponernos en el papel del otro, empatizando así con los que nos rodean, y poder decir a alguien de una manera asertiva cuándo nos ha molestado, es decir, con sinceridad, sin intención de hacerle daño, viendo así las cosas desde un punto de vista más optimista.
Esto es un hábito que se adquiere con la práctica. Por eso, aunque la sociedad invite más bien a lo contrario, debemos ser valientes y hacernos oir, por mucho miedo o vergüenza que tengamos, protestando ante las injusticias que se cometen en nuestro entorno.
Sé que esto es algo difícil, pero por eso debemos esforzarnos y perseverar en el intento.
Estas personas suelen ser altruistas, y son una fuente rebosante de paz y amor, que son ingredientes fundamentales para el desarrollo de nuestra felicidad.
Se ha visto la importancia de comunicarse con asertividad, pues cuando uno se queja de la situación en lugar de criticar a la persona, la hace sentir menos culpable, pues las situaciones son fáciles de cambiar (en comparación con las personas), en cambio, los rasgos de nuestra personalidad son mucho más difíciles de cambiarlos, y por eso cuando se critica a la persona se la hace sentir más agobiada y triste, porque se siente impotente.
Ojo, no es lo mismo una critica destructiva, en la que se pone a parir al otro sin proponer soluciones, que una crítica constructiva, en la que se critica más la situación y además se proponen soluciones.
A veces no nos damos cuenta de cómo hablamos a alguien, por lo que una señal que puede ayudarnos es ver cómo la otra persona nos evita la mirada (se siente agobiado y quiere escapar de esa situación), si cambia de postura constantemente (se cruza de brazos, se rasca la oreja…), pues quiere distraerse como sea; o si tensa sus músculos, como si el enfado lo estuviera predisponiendo a una pelea, y su respiración se hace más marcada, para escuchar con más atención un posible ataque.
Si se ve alguno de estos rasgos, lo mejor es hacer una pausa, y hablar en otro momento, cuando el ambiente esté más calmado. Es mejor no echar más leña al fuego, porque en vez de apagarlo, lo que conseguirás es aliviarlo, mejor es no darle oxígeno para así calmarlo.

VOLVER AL CAPÍTULO 2